La metodología para aprender idiomas de Delicious English se basa en el “learning by doing” o el aprender haciendo, comunicándose con otros y realizando tareas para lograr un objetivo común, bien sea cocinar un plato o expresar una opinión sobre una cerveza artesanal particularmente inusual.

Este método de aprendizaje es algo sobre lo que he reflexionado mucho y es la base de mis clases y sesiones. En este post voy a explicar mi experiencia personal en relación con el aprendizaje de idiomas y cómo esta experiencia me ha servido para dar forma a los servicios ofrecidos por Delicious English.

A lo largo de mis años aquí, ha habido muchas personas que me han preguntado cómo he aprendido español y catalán y esta pregunta recurrente, me ha hecho reflexionar sobre mi propio proceso de aprendizaje. ¿Qué hice para aprender? ¿Qué hice bien? ¿Qué podría haber hecho mejor? Sin embargo, de lo que sí estoy seguro es de que el camino que he seguido hasta donde estoy ahora quizás no haya sido el más convencional.

Llegué aquí con un vocabulario muy limitado, lo justo para pedir una habitación y algo para comer. Pero tenía muy claro que quería intentar vivir en España y ello significaba ponerme las pilas con la lengua local. Es así como empecé mi “learning by doing” o mi aprendizaje haciendo. Probablemente todo podría haber ido más rápido si hubiese tenido alguna noción de catalán o castellano, pero desgraciadamente no era fácil para un introvertido “brit” recién salido de la Universidad que apenas podía mantener una conversación en su lengua materna.

Así pues, todo empezó de manera sencilla, pidiendo cruasanes en la panadería, animando al equipo de futbol local y haciendo nuevos amigos. Los primeros meses fueron estimulantes y agotadores. Recuerdo escuchar todo atentamente, intentando descifrar lo que se estaba diciendo. La velocidad, los sonidos desconocidos y el ritmo staccato lo convertían en todo un desafío/reto.

Y entonces, lentamente, las cosas empezaron a cambiar. Palabras extrañas y fragmentos de conversación empezaron a hacerse reconocibles. Conseguía decir frases cortas y conocía los tacos principales y con este conocimiento básico adquirí algo de seguridad que me permitió involucrarme en eventos y actividades locales. De esta manera mi proceso de “learning by doing” empezó mientras hacía las cosas que me apetecía hacer.

No recuerdo el momento en que hablé usando mi segundo idioma sin ser consciente de ello. Debió de ser tras meses (seguramente años) desde mi llegada. Pero sí recuerdo que había llegado a un punto en que tenía un conocimiento básico y útil de mi nueva lengua y que el reto era practicarla lo máximo posible para continuar aprendiendo.

Me di cuenta de que el aprendizaje de un idioma es un camino que no tiene fin. Todavía hoy me topo a veces con palabras que me son desconocidas. Lo que sí he comprendido es que aprender un idioma es algo que puede pasar de manera natural cuando estás involucrado en actividades cotidianas como cocinar o comer. Fue así como, después de considerarlo detenidamente, la idea de desarrollar sesiones en la cocina dónde los estudiantes pudieran practicar y mejorar su inglés, me resultó muy clara.

Y así nació Delicious English – aprende inglés cocinando. Sesiones interactivas donde no solo cocinas, sino que aprendes la historia que hay detrás de las recetas, los ingredientes y los platos. Usando únicamente el idioma inglés, escuchas las instrucciones, hablas con el profesor y los otros estudiantes, haces preguntas y lo más importante, aprendes. Quizás sea la difícil pronunciación de una palabra (récipe, vegetable…), adquirir nuevo vocabulario o simplemente revisar una estructura gramatical que estudiaste hace 20 años y que no te has atrevido a usar desde entonces.

Me gusta pensar en Delicious English como una amalgama de ideas simples y efectivas y como un buen ejemplo de aprender haciendo. Existen numerosos artículos científicos, en caso de querer profundizar sobre el tema (por ejemplo, Dewey) pero si lo que quieres es mejorar tu inglés de una manera diferente, nueva y divertida, ven, prueba una de nuestras sesiones y aprende a través de la cocina.